Liderazgo femenino en las cooperativas

Entrevista a Liliana Vélez, Gerente de la Cooperativa Agromultiactiva San Bartolo (COMSAB), ubicada en Andes, Antioquia, Colombia

Su involucramiento no fue fácil, “Al principio hubo un cierto temor porque era una mujer, y se pensaba que no podría llevar a cabo mi trabajo adecuadamente porque tenía que viajar por toda el área y con mal acceso a los distintos lugares. Cuando comencé en la función de gerente, algunos miembros del consejo directivo dudaban de mis habilidades. Me imagino que se debió a que era demasiado joven, en sus ojos, para ocupar un puesto gerencial “.

“Hay algunos desafíos que enfrenta la mujer en el liderazgo. Principalmente, las personas no reconocen la importancia de su trabajo. Es por eso que la mujer debe tener claro su capacidades y  su potencial, y sobre todo: tener confianza para hacer su trabajo. Creo que la clave del liderazgo femenino es perder el miedo, tener el autoconocimiento de las habilidades individuales y hacer las cosas con amor “. 

Liliana

Hoy en día, según Liliana, la ventaja del liderazgo femenino y el papel de la mujer es más visible: “Las mujeres pueden contribuir a las organizaciones y a la sociedad. Los hombres comienzan a reconocer que somos más ordenadas, hay más rigor en los procesos y más transparencia. Para la organización, tener mujeres como líderes puede traer orden y crear armonía organizacional. Las mujeres naturalmente, tienen la capacidad de administrar recursos, y de crear relaciones armoniosas”. La participación de las mujeres jóvenes en las cooperativas es importante:” Una mujer joven tiene más confianza en sí misma y quiere seguir desarrollándola, lo que le permite tomar posiciones de liderazgo “.

Es esencial crear un entorno de trabajo de apoyo para fortalecer el liderazgo femenino y alentar a más mujeres (jóvenes) a involucrarse en las cooperativas. ” Se necesita un ambiente donde se confíe en las habilidades de las mujeres. Las cooperativas pueden contribuir a esto, por ejemplo, haciendo visible el trabajo de las mujeres, ya sean líderes o miembros. Además de esto, se podrían desarrollar requisitos para incluir a miembros femeninos en funciones administrativas y de control. Además, las cooperativas podrían capacitar y educar a las mujeres para empoderarlas “.

Hoy Liliana, a pesar de su desafiante comienzo,  tiene mucha confianza en su papel y tiene una fuerte visión para su cooperativa: “Mi rol es fundamental para el desarrollo y la sostenibilidad de la organización. En mi rol de gerente, he intentado facultar a los miembros de su rol como eje fundamental del crecimiento de la empresa cooperativa. El próximo año, creo que la cooperativa será reconocida como una organización comercialmente exitosa, brindando servicios de calidad a sus socios y con beneficios que permitan mejorar sus condiciones de vida. Con responsabilidad social y ambiental “.

En los próximos años, Liliana espera poder ayudar a cientos de personas del campo a que mejoren su calidad de vida.

Publicar un comentario

*