Frutas del Cauca por la Paz

El proyecto Frutas del Cauca por la Paz, financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), se centra en el fortalecimiento de tres organizaciones de productores del sector frutícola en los departamentos del Cauca y Valle del Cauca en Colombia: Cauca Hass, Proyecto Nasa (Asofrut), y AsomusáceasEl proyecto beneficia a más de 3.000 familias que se ven afectadas por el conflicto armado y la expansión de los cultivos ilícitos en Colombia.  

 

 

 

Los departamentos del Cauca y Valle del Cauca han sido unos de los más afectados por el conflicto armado en las últimas décadas. Los colombianos estos departamentos han visto vulnerados sus derechos a la vida, la libertad y la seguridad, como consecuencia de estos años de violencia. El Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno de Colombia y las FARC en 2016, tiene entre uno de sus objetivos principales el desarrollo rural justo y equitativo, que reduzca los niveles de pobreza y desigualdad en un entorno de estabilidad y seguridad para los colombianos 

El enfoque de trabajo de Acodees el fortalecimiento técnico-productivo, empresarial y organizativo de las organizaciones de productores, proceso que a su vez revierte beneficios económicos, sociales y ambientales a las familias campesinas. A nivel económico, el fortalecimiento de los modelos asociativos y cooperativos es fundamental para hacer frente a la limitada competitividad de los pequeños productores que actúan de forma aislada y para desafiar la posición dominante de los intermediarios, quienes consolidan los volúmenes y agregan valor a la oferta, generando una desigual distribución de los márgenes en la cadena de valor. En el aspecto social, la prioridad es la mejora de la calidad de vida de los productores y sus familias, con énfasis en la incorporación de jóvenes y mujeres tanto en las actividades productivas como en las estructuras de toma de decisiones en sus organizaciones. El aspecto ambiental se centra en la sostenibilidad de las actividades agrícolas y la agregación de valor, por medio del acceso a certificaciones que garanticen la trazabilidad y buen manejo de las explotaciones agrarias y el apoyo de servicios técnicos profesionales. 

La Asociación de productores de frutas de Toribio (Asofrut) asocia a 200 indígenas Nasa (40% mujeres y 60% hombres) que cultivan mora, gulupay aguacate, bajo el techo jurídico de la organización Proyecto Nasa. Esta organización reúne a más de 2.000 productores agropecuarios de los resguardos indígenas de San Francisco, Tacueyó y Toribío. La mayoría de las familias vive en minifundios de menos de 5 hectáreas dentro de los resguardos que son propiedad colectiva. El 90% de los asociados de Asofrut ha cultivado coca y amapola en el pasado, ya que ésta ha sido la principal economía de la región, pero en los últimos años han encontrado en los cultivos de frutas un modelo con potencial exportador y agroindustrial que ha facilitado su transición a un escenario de legalidad. Los principales objetivos de crecimiento de la asociación son el fortalecimiento de su estructura empresarial, la planificación en el largo plazo de inversiones productivas y en instalaciones, la ampliación de su base de productores y áreas de producción, el incremento de la productividad y la diversificación de sus mercados, contemplando la posibilidad de exportar en el medio-largo plazo. 

Cauca Hass es una sociedad agraria de transformación (SAT) que asocia a 110 productores de aguacate Hass (30% mujeres y 70% hombres), mayoritariamente familias campesinas entre las que se encuentran productores afrodescendientes e indígenas. Los productores hortofrutícolas están distribuidos en los municipios de Timbío, el Tambo, Cajibío, Soratá, Popayán, Morales y Piendamó. En promedio cada productor cuenta con entre 1 y 1,5 hectáreas de cultivo de aguacate. El sector aguacatero colombiano está dominado por empresas de capital privado que actúan como comercializadoras y exportadoras. Cauca Hass aspira a convertirse en la organización de productores de referencia en la región, demostrando que una empresa de propiedad colectiva puede operar con eficiencia en este sector que ha mostrado un gran crecimiento en la zona en los últimos años, pero que a nivel de producción se encuentra muy atomizado, existiendo multitud de asociaciones de pequeño tamaño con escasa capacidad para competir con las empresas líderes. Los grandes retos de Cauca Hass son la mejora en la calidad del producto, la ampliación de su base de productores y áreas productivas, la consolidación de su estructura empresarial y organizativo y, por último, la diversificación de mercados, con el objetivo de exportar de forma directa.  

La Asociación Musáceas del Valle (ASOMUSÁCEAS), en el municipio de Caicedonia (Valle del Cauca)es una organización que agrupa a 220 productores de plátano Dominico Hartón y otras especies de musáceas como el banano y el guineo. Se trata de una organización de campesinos en la que le 20% de sus asociados son mujeres y el 80% hombres. El cultivo del café es el cultivo tradicional de la región, siendo las musáceas un cultivo asociado a éste. Sin embrago, la afectación de plagas y los bajos precios del café han hecho que los cultivos de plátano hayan experimentado un notable crecimiento. Los objetivos de la organización son consolidar su posición como proveedor en los mercados nacionales con alto valor agregado (cadenas de supermercados) y el desarrollo de actividades de transformación agroindustrial. Para ello la organización trabaja en el involucramiento de jóvenes en sus instituciones y actividad productiva, el aseguramiento de la provisión de fruta por parte de sus asociados, mejorando sus procesos logísticos para abastecer sus mercados potenciales, la planificación estratégica y la gestión financiera.

Acodea a través de este proyecto trabaja para poner a disposición de las organizaciones de productores beneficiarias, las herramientas, capacidades e impulso necesario para la consecución de sus objetivos. El fortalecimiento de Acodea se centra en la mejora de los procesos organizativos y la gobernanza de las organizaciones, la profesionalización de sus productores, la mejora de la gestión empresarial (financiera, operativa y de mercado) y la inclusión de jóvenes y mujeres en la actividad productiva y toma de decisiones. Para ello, nos apalancamos en metodologías contrastadas y la experiencia de profesionales y empresas del sector agrario que están dispuestas a compartir su conocimiento con las organizaciones colombianas.